Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuentame un cuento’ Category

orquesta nuñezNo recuerdo la hora. No recuerdo el día. No recuerdo el mes. Ni siquiera recuerdo el año.

Por los abrigos, supongo que es invierno. Por nuestros tamaños y la decoración, deduzco que son los 70s.

Quien me envía la foto, muchos años después, es mi prima María, la del banjo. Ella me aclara que la foto fue tomada en el Parque de Atracciones de Madrid.

Pienso sobre las fotografías y su capacidad para evocar recuerdos. Pero también pienso que la imagen no es completa si no se cuenta con los recuerdos de cada uno de los que la protagonizan.

Compartir distintos recuerdos sobre un mismo momento, completa la fotografía. Ver fotografías sin compartirlas, sólo genera una nostalgia solitaria que nubla el recuerdo.

Según me cuenta mi prima, yo insistí en que subiéramos a ese miniescenario para hacernos la foto. Lo que ninguno podemos entender es porqué mi prima Mar iba vestida de gitana como vocalista de esta superbanda setentera cuyo nombre tampoco recordamos. Después de mucho bucear en la memoria, concluimos que debía ser “Los Morris“. Pero también podrían ser “Los Porris” o ” Los Curris”.

Lo que queda claro es que mi hermana no quería subir al escenario. O al menos no con esa guitarra eléctrica. Menos mal que mi primo Antonio si sabía empuñar una guitarra española (quizá para acompañar a mi prima Mar en un dúo flamenco) y que mi primo Guillermo debía de haber visto alguna portada de un disco de The Beatles e imitaba a la perfección la pose de Ringo Starr.

Una lástima que mi prima María no siguiera una carrera musical en una banda de Folk pues está claro que el Banjo es lo suyo. Al parecer, cuando nos entregaron la foto, le dije que había clavado la postura. Eso se le quedó grabado.

Por mi parte, está claro que fui el último en elegir instrumento, con esa rapidez de acción que me caracteriza. Y me tocó un saxofón que todos habían dejado de lado. Lo curioso es que nunca lo consideré como un instrumento, sino que lo utilicé como micrófono, poniendo cara de haber triunfado con la elección.

Cada uno de los seis tendría su propio recuerdo de ese momento. Además del fotógrafo y las madres que, sin duda, estaban detrás de la cámara.

Quizá la vida de ninguno sería exactamente igual sin ese momento. Quizá si. Quizá la vida de cada uno esté plasmada en esa foto. Quizá no.

Primos cercanos. Recuerdos lejanos. Sigamos compartiendo el pasado como parte del presente mientras comemos algodón dulce hasta empacharnos.

GF. Guatemala 2014.

Anuncios

Read Full Post »

Esperaba un regalo y le regaló una larga espera, interrumpida solo por el silencio de su esperanza.

Búscame donde no me encuentres porque, si me encuentras, dejarás de buscarme.

Muy a mi pesar, te encuentro por las esquinas de mi olvido. Y marco con dos rayas las veces que nos cruzamos..

Pasó la tormenta, salió el sol. Llegó la mañana, cumplió su promesa. Salió al balcón, pasó la mañana, durmió la pasión.

No quería verse escondido y con miedo. Ella le ofreció el sacrificio del alba y el no quiso deambular por sus rocas otra vez.

Clavó la mirada en sus ojos sin saber que era su enojo lo que se liberaba.

Te olvidaré siempre que me recuerdes que te olvide. No te ovides de recordármelo siempre.

El instante fue etermo mientras pudo recordarlo. Después, se eternizó el olvido.

Quieres que te vaya a buscar, le preguntó . Y el silencio guardó  la ropa de invierno en el desván. Cerró con llave.

Daba vueltas alrededor de una idea sin tener idea de lo que le esparaba a su vuelta.

No quiso saber el tiempo que llevaba intentando morderse la cola de sus deseos. Una vuelta m’as.. grrrr- ñam! grrrr- ñam!

Faltaba media hora para que ella llegara y lo que llegó fue su ahora entero,

No había rastro de Caballo Salvaje.. enfiló  el desfiladero del norte sin mediar palabra. Maldito apache, maldita despedida.

Aunque pensaba que todo había terminado, estaba determinado a seguir dudando.

Hicieron las paces, deshicieron la cama e hicieron el amor. Luego hicieron la cama, la maleta y deshicieron el amor.

Disfrutaba con la confusion de tus pensamientos, pensaba entonces. Hoy no encontre nada que me recordara las ideas inconclusas. Maldito Caballo Salvaje. Maldito whisky.

Read Full Post »

Contra nada

Contra el tiempo perdido,

contra el torpe destino.

Contra el sueño prohibido,

contra la falsa piedad.

Contra todo el gentío,

contra la cruda ironía.

Contra el viento del norte,

contra la risa del sur.

Contra el gigante de barro,

contra el molino de viento.

Contra toda tu fuerza,

contra toda la eternidad.

Contra el beso que mata,

contra el disparo fatal.

Contrabando de amores,

contra nada en especial.

GF 2012

Read Full Post »

Sobre todo

Sobre la abrupta llanura,

sobre el falso camino.

Sobre la estrecha avenida,

sobre el precio acordado.

Sobre la inmensa fortuna,

sobre las ganas de tí.

Sobre la vida y su muerte,

sobre la suerte y el mar.

Sobre la tímida elocuencia,

sobre el minúsculo sol.

Sobre  lo que dicen que dicen,

sobre lo que no se puede escuchar.

Sobre tdoas las cosas,

sobre todo final.

GF 2012

 

Read Full Post »

Bajo cero

Bajo esa apariencia inofensiva,

bajo ese sol cegador.

Bajo esa miserable opulencia,

bajo ese infinito cielo.

Bajo esos torpes ademanes,

bajo esa cruel naturaleza.

Bajo esa falsa modestia,

bajo ese impecable traje.

Bajo todas las expectativas,

bajo mil estrellas extinguidas.

Bajo tu atenta mirada,

bajo la incansable lluvia.

Bajo la luz de la luna,

bajo la sombra del último ciprés.

Bajo mil soledades,

bajo cero grados

GF 2012

Read Full Post »

Traspasar un umbral, una frontera, un límite.

Esperar para empezar de nuevo.

Transformarse, sobrevivir, huir de la muerte.

Un segundo, un instante, un antes, un después.

Trascender, desear, gozar locamente.

Imaginar el futuro, soñar, gritar.

Traspasado el umbral, sin frontera ni limite

Vana esperanza de esperar algo nuevo.

Uno tras otro, otro más, caminando a la muerte.

Un antes, un mañana, un quizás.

 Que dura lo que dura un instante.

Que dura lo que dura tu sueño.

GF

6 enero 2011

Read Full Post »

Sábado. Día de descanso. Nos dirigimos a la costa. La idea es conocer mejor el país. Disfrutar trabajando. Trabajar disfrutando. El motivo del viaje es entender mejor el papel de los gobiernos locales. Sus retos, sus acciones, sus pasiones.

Don Ricardo nos saluda desde el balcón del segundo piso de un centro comercial, pero no sale a recibirnos. Intuimos su ubicación y subimos las escaleras. En el balcón del segundo piso, varias puertas con cristales. En una de ellas un rótulo reza: “oficina municipal” Algo mas abajo puede leerse: “AVISO: la Alcaldía no presta arena, cemento, ladrillos, cinc y herramientas”.

Llamamos a la puerta.

Don Ricardo aparece. Gesto serio tras su cuidado bigote. Nos invita a pasar a una pequeña y vacía sala. Comienza a hablar con energía. Distribuye una revista. Nos cuenta como han vencido a las inundaciones mediante la construcción de diques. Nos habla de la estatua que han hecho al mas pobre de los trabajadores de la zona.

Se muestra muy orgulloso de su pequeño municipio, aunque confiesa que no nació en él. Nos habla de su elección. Con gesto grave, nos confiesa que es educador, que le gusta poco la fiesta, que es un hombre serio. Que no querían votarle por no ser simpático ni bullanguero. Lo vió claro. Su lema de campaña: “Seamos serios”. Imagen y mensaje encajaban. Sobró talento para hacer del defecto virtud. Sin elardes ni estridencias.

Nos cuenta entonces que nos va a llevar a la zona más antigua del municipio, que se llama Pueblo Nuevo. Que pasaremos antes por una zona periférica llamada zona centro y que llegaremos por un camino a una isla llamada Palo Seco. No puede haber nada menos serio contado de una manera mas seria.

Recuerdo el libro de Kundera titulado la broma, en el que el protagonista es condenado por hacer una broma en un mundo que había perdido el sentido del humor, el comunismo. Una postal en la que escribió “el entusiasmo es el opio del pueblo” le llevó a la expulsión de un partido en el que el entusiasmo era obligatorio.

La seriedad es un atributo de los gobernantes. Al pueblo le corresponde reírse de ello. Don Ricardo acepta esa regla. Guarda con celo una especie de muñeco que le hicieron a su seria imagen. El muñeco descansa de cara a la pared en una esquina de la sala de la pequeña y austera oficina municipal.

Decido que yo también votaría a Don Ricardo. Quizá dentro de poco el centro esté en el centro. Pueblo Nuevo sea la zona vieja y la isla esté en el medio del mar…

GF Junio 2010

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: